Cuando es el momento de hacer un inventario de una herencia para el pago del impuesto de sucesiones y hacer un reparto, es necesario dar un valor a los bienes.

Hacer el cálculo de los bienes de una herencia es muy importante para evitar especulaciones entre los herederos así como para tener una idea lo más exacta posible de cómo se tributará por ellos.

Arte y Diamantes realiza todo tipo de informes de tasación e inventarios de bienes en caso de participación de herencias.

Nuestro trabajo consiste en analizar las obras de arte  tasarlas y hacer un informe de tasación donde estudiamos las piezas a tasar, su estado de conservación, época, materiales, autor…y hacemos un dictamen pericial, de una manera absolutamente objetiva, que indica el valor económico en el mercado del arte.

Este informe pericial sirve para procesos legales, como divisiones testamentarias, seguros, donaciones, fiscalidad… porque somos peritos judiciales de arte y antigüedades y nuestra firma tiene un reconocimiento legal.

Si usted desea tasar sus joyas, cuadro o cualquier otro tipo de obra de arte o antigüedad hágalo con nosotros ya que somos especialistas en la tasación de bienes muebles resultantes de herencias que incluyan objetos de decoración, antigüedades y joyas.

Reparto de bienes en herencias

 

Rellene el siguiente formulario, detallando sus necesidades para pedir presupuesto, o si lo prefiere puede llamarnos al 639 885 897 o en nuestro email
info@arteydiamantes.com.

Cuando una colección va a ser asegurada y no cuenta con un inventario realizado previamente, Arte y Diamantes entra a hacer el trabajo de inventariado, catalogación y tasación, desplazando personal especializado a las diversas ubicaciones donde se encuentre la colección y aportando a la compañía de seguros un documento completo con todos los datos necesarios para hacer el seguro.

Realizamos informe oficiales para todas las compañías de seguro y realizamos desplazamientos a cualquier domicilio dentro de la Comunidad de Madrid.

 

¿Por qué es necesario realizar una tasación de tus joyas?

En caso de robo, las joyas son un tipo de bien que se indemniza a “valor estimado o declarado”, o sea, la aseguradora cubrirá en función del valor que hayas dicho que estas tenían. Por tanto la presentación del informe de tasación oficial en el que conste el valor de reposición de todas la piezas será esencial y la empresa aseguradora difícilmente podrá discutirla.

Durante la declaración, hay que especificar si las joyas están guardadas en una caja fuerte ya que esto altera el cálculo del riesgo y, por tanto, la prima a pagar.

 

Rellene el siguiente formulario, detallando sus necesidades para pedir presupuesto, o si lo prefiere puede llamarnos al 639 885 897 o en nuestro email
info@arteydiamantes.com.

Un Perito Tasador especialista en la Valoración y Tasacion de Arte, debe determinar el valor de una Obra de Arte en un momento preciso.

Hay que distinguir los diferentes factores que influyen para determinar el valor de una pieza, y entre ellos podemos distinguir los siguientes:

• Antigüedad de la pieza
• Autor o autores y certificado de autenticidad
• Valor cultural y social
• Singularidad
• Técnica de realización
• Materiales de realización
• Estado de conservación
• Valoraciones de expertos sobre la obra de arte

En casos de controversia en torno a una obra de arte es necesario determinar el valor económico de la pieza.

Un experto en la Tasacion de Arte puede ayudar a identificar el valor del objeto de que se trate, y defenderlo en sede judicial para tener las máximas garantías de ganar el juicio o reclamación.

La tasación o valoración puede tener diferentes enfoques. No es lo mismo valorar una pieza antigua que de arte contemporáneo y por otro lado la finalidad de la tasación de la obra de arte puede variar también; de entre las que podemos encontrar:

• Compraventa
• Subasta
• Herencias
• Identificación de beneficios / pérdidas
• Valoración Patrimonial

Es crucial contar con las habilidades de un peritaje de Arte y joyas realizado por un experto competente para ganar el juicio.

En Arte y Diamantes somos expertos tasadores especializados en:

• Antigüedades
• Mobiliario
• Porcelana
• Artes Decorativas
• Bellas artes
• Joyas

 

Los peritos especializados en bellas artes pueden desarrollar 3 funciones principalmente mediante su estudio de obras de arte:

  1. Prueba de parte en los litigios, ya que las obras de arte y sus valoraciones y transacciones pueden ser objeto reclamaciones
  2. Planificación del Patrimonio
  3. Gestión de Activos

Más concretamente, el trabajo que desarrollan nuestros Peritos Tasadores se centra en las siguientes áreas:

• Evaluación Técnica de estado de Obras de Arte
• Ventas de Obras de Arte
• Propiedades Personal
• Valoración de Activos
• Valoración de Seguros.

Arte y Diamantes realiza tasaciones y peritaciones para testamentarías, despachos de abogados y particulares que necesitan hacer lotes de su patrimonio artístico, ya sea el caso de herencias, donaciones, testamentos, divorcios o particiones en general.

La realización de un informe oficial realizado por expertos tasadores le evitará cualquier confrontación con su compañía de seguros y aumentará el valor de una posible indemnización.

Realizaremos un inventario, catalogación y tasación de los distintos objetos de valor artístico o joyas y se crearán lotes de valores similares, teniendo en cuenta el reparto equitativo de los distintos tipos de piezas por categorías (pintura, escultura, plata, mobiliario, etc…).

tasaciones para testamentarias

 

Rellene el siguiente formulario, detallando sus necesidades para pedir presupuesto, o si lo prefiere puede llamarnos al 639 885 897 o en nuestro email
info@arteydiamantes.com.

Repartir una herencia es complicado en ocasiones y en Arte y Diamantes como peritos de joyas, arte y antigüedades con una amplia experiencia en procesos judiciales y reparticiones de herencias os explicamos todo lo que hay que saber desde el fallecimiento del testador hasta la resolución de un posible conflicto en una repartición.

Procedimiento de reparto 

Al realizar la repartición de una herencia podremos encontrarnos tres escenarios muy diferentes.

  1. Repartición de herencia por testamento
  2. Repartición de herencia sin testamento
  3. Repartición de herencia realizado por un contador-rapartidor.

Repartición de herencia con testamento

El testador reparte sus bienes entre los herederos o nombra simplemente a los herederos sin hacer ningún reparto.

  • Cuando el testador ha repartido sus bienes entre los herederos no hay nada que hacer excepto respetar sus deseos.
  • Si el testador designa únicamente los herederos, serán estos los que se tendrán que repartir la herencia. Se utilizará un cuaderno particional para recoger todos los datos de los interesados en la herencia.
  • Hay una parte de la herencia llama “legítima” que es la parte de la herencia que el testador no podrá disponer por estar reservada a los herederos legitimarios.

Repartición de herencia sin testamento

En el caso de que el fallecido no haya dejado testamento, serán los herederos quienes realicen el reparto.

Ellos mismos deberán consensuar un acuerdo para un reparto equitativo.

Repartición de herencia realizado por un contador-repartidor

El contador-repartidor será un tercero que se ocupará de la repartición entre los herederos .

Esta figura podrá ser designada por el testador en su testamento o de forma dativa en el caso de que lo nombren los herederos de común acuerdo siempre que representen el 50% del haber hereditario.

¿Como se actúa cuando no hay acuerdo de reparto entre los herederos?

En el caso de que no haya acuerdo entre los herederos para el reparto de herencia se iniciará un procedimiento de división judicial de la herencia.

La división judicial se iniciará con un “escrito de solicitud” que es una demanda firmada por abogado y procurador en el que puede instar no solo la partición de la herencia sino también la propuesta de inventario.

Posteriormente se celebrará una junta con objeto de nombrar a los tasadores, peritos y profesionales pertinentes encargados de realizar las operaciones divisorias.

Los peritos tasadores se encargarán de hacer sus informes oficiales para que así el contador pueda dividir el caudal de los bienes entre los herederos.

En el caso de no llegar a un acuerdo se iniciará juicio verbal en el que se oirán a los interesados, se aportarán todas la pruebas pertinentes y podrían incluso declarar los peritos de las diferentes disciplinas como parte en el proceso.

Una vez alcanzado un acuerdo entre los herederos respecto a la partición, esta se aprobará y se protocolizará mediante acta notarial entregando posteriormente los bienes adjudicados a cada heredero.

En el caso de que quiera realizar una peritación oficial de joyas, arte y antigüedades, Arte y Diamantes dispone de peritos tasadores oficiales que le podrá realizar un informe con valor oficial para cualquier tema judicial, notarial o administrativo.

Siempre se deben seguir normas fijas y estrictas para denominar, tanto los materiales, metales, no metales, gemas, como para las determinar las joyas de las que vamos a hacer el informe, estado de conservación, tipo de fabricación, estilo, época, etc.

Para la nomenclatura de los metales debemos regirnos por la actual ley sobre metales preciosos, Real Decreto 197/1988 de fecha 22 de Febrero y Real Decreto 968/1988, de fecha 9 de Septiembre.

La pureza de los metales preciosos se denomina en milésimas, reflejando estas la cantidad por mil de metal fino que posea, y el resto será de aleación, sin ser necesario identificar los materiales que la componen.

Todas las joyas fabricadas con los metales preciosos a partir del 1 de Enero de 1989 deberán llevar el contraste de certificación, punzando por el laboratorio oficial que a su vez quedará reflejado en dicho contraste.

Como se observa en la imagen hay un punzón de 750 milésimas refiriéndose a la primera ley del oro de 18 kilates.

Asimismo las joyas llevarán el contraste del fabricante, que debe estar registrado y pueda ser identificado.

Si las joyas que tenemos están fabricadas con posterioridad a esta fecha deben llevar obligatoriamente los dos contrastes, y nos facilitará mucho la labor, pero nunca dejando comprobar con nuestros métodos la pureza de los metales. No siempre llevan los dos contrastes, e incluso nos encontramos con muchas joyas que no lleven ninguno, o sean totalmente ilegibles.


La complejidad es inevitable por cuanto una tasación profesional es un trabajo de responsabilidad, que se debe realizar usando un método, siguiendo un orden, trabando con minuciosidad y ofreciendo una presentación correcta.

La responsabilidad es evidente, porque de una tasación mal hecha se pueden derivar daños materiales y morales a terceros y también para el tasador.

La complejidad es inevitable por cuanto una tasación profesional es un trabajo de responsabilidad, que se debe realizar usando un método, siguiendo un orden, trabando con minuciosidad y ofreciendo una presentación correcta.

Método es un cuerpo doctrinal y práctico que apoyado en pruebas científicas y precios estadísticos de mercado, permite hacer una valoración técnica y objetiva, minimizando las apreciaciones subjetivas.

El orden operacional, siempre el mismo, crea un hábito de trabajo metódico que proporciona seguridad, reduciendo los errores por omisión en la obtención o en la presentación de datos.

La minuciosidad en el trabajo es una virtud y una norma de conducta, conveniente para no pasar por alto detalles que, aún pequeños, pueden ser importantes

Una buena presentación es un broche de oro de una tasación bien hecha. Una documentación mal presentada, incompleta o desordenada, debilita la fuerza de la argumentación, resta credibilidad a los valores atribuidos y ofrecen una mala imagen del tasador.

COMPLEJIDAD es inevitable por cuanto, incluso en la tasación más sencilla, es necesario contestar a las siguientes preguntas:

  • ¿QUIEN? Es la identificación del tasador: nombre, titulación, domicilio, CIF, etc
  • ¿QUE? Es el objetivo u objetos que se tasan, que han de quedar correctamente identificados, clasificados y valorados.
  • ¿CUANDO? Es la fecha de la tasación, importante por cuanto los precios varían con el paso del tiempo.
  • ¿DONDE? se refiere a la ciudad y país en cuyo mercado se sitúan, real o supuestamente; ya que un mismo objeto puede alcanzar valores distintos en Atenas, Madrid o Nueva York.
  • ¿PARA QUE? Es el motivo o finalidad de la tasación; datos necesarios para establecer el escalón del mercado en el que se hace la valoración, y en su caso, la flecha del intercambio de los bienes.

CONFLICTIVIDAD es una consecuencia inevitable del desacuerdo que, por motivos económicos, se suscita frecuentemente en: Herencias, pagos de seguros, disolución de sociedades civiles o mercantiles y en la liquidación de impuestos.

En todos los casos, el tasador debe evitar el enfrentamiento con la parte contraria y limitarse a una argumentación técnica de valores objetivos y pecuniarios que puedan ser ratificados por observación y documentación.

No obstante, como es inevitable, incluso en la mejor de las tasaciones la persistencia de un cierto porcentaje de apreciación subjetiva, es conveniente que, respetando otros criterios, el tasador declare haberla efectuado “A su mejor saber y entender”

Finalmente la previsible (y nunca deseable) CONFLICTIVIDAD obliga junto con las más elementales normas de conducta ética, a no hacer tasaciones de bienes en los que el tasador esté interesado comercialmente (al tiempo de hacerla o no en el futuro inmediato previsible) y cuando tenga relaciones familiares, o de amistad personal, con algunas de las parte involucradas.

 

 

Con el paso de los años hay muchas ocasiones en las que vamos acumulando joyas. Desde niños con nuestra medalla de la comunión, pasando por el anillo de compromiso y las alianzas de boda cuando nos casamos o las joyas heredadas cuando fallece un ser querido.

Por esto nos surge la necesidad de saber cual es el verdadero valor de las joyas  y es por este motivo acudimos a un tasador de joyas. Las razones para tasar joyas son las siguientes:

  1. Herencias: fallece un ser querido y la familia deber realizar un reparto equitativo de las joyas.
  2. Seguros: en caso de robo de las joyas es importante haber realizado una tasación oficial realizada por un tasador de joyas. Esto nos facilitará la obtención del importe asegurado de nuestras joyas.
  3. Vender las joyas: es posible que no nos sintamos cómodos llevando las joyas o simplemente preferimos conseguir una cantidad de dinero para cubrir otras necesidades.
  4. Peritación judicial: en ocasiones necesitamos una peritación oficial de las joyas con validez jurídica por estar inmersos en un proceso judicial. Un perito de joyas será el único que pueda hacernos un informe oficial para presentar en la justicia.
  5. Curiosidad: podemos no necesitar ningún motivo concreto y solo queremos saber el valor de nuestras joyas.

Por tanto los motivos como hemos expuestos pueden ser variados y recomendamos acudir a Arte y Diamantes para tasar no solo sus joyas, sino cualquier obra de arte o pieza antigua.

 

En realidad las casas de subastas y los peritos tasadores realizamos valoraciones con objetivos muy diferentes. En una casa de subastas le dirán cuanto creen que es una buena salida para la pieza, esto no tiene por qué coincidir con  el precio final que alcanzará la obra ya que puede ser muy superior, o no llegar a venderse. Además las comisiones que cobran las casas de subastas desvirtúan la valoración que le puedan hacer.

Los informes que realizan los peritos tasadores tienen valor frente a terceros, ya sea a efectos de un seguro, o en caso de pleitos. Las herencias son uno de los casos donde las valoraciones deben hacerse de forma profesional.

Si solo desea saber aproximadamente cuanto vale su obra, quizás consultando en internet los resultados de ventas pasadas será suficiente. Si lo que necesita es un riguroso informe con una valoración precisa y con efectos frente a terceros, sin duda una valoración pericial realizada por un perito tasador será lo que está buscando.


HABLANDO DE PRECIOS

Por José Nicolau, geólogo y gemólogo pionero de los estudios de tasaciones en España y Fundador de AETA

Según el diccionario, precio es valor pecuniario que se atribuye a una cosa. ¿Pero quién fija ese valor? Recuerdo dichos antiguos, oídos a viejos maestros, que encierran una buena dosis de sabiduría castiza: Las cosas valen según en qué manos estén o las cosas no tienen precio, tienen comprador. Son sentencias que merecen ser analizadas detenidamente y no echarlas en saco roto.

Para entrar en materia podemos plantearnos un caso hipotético, o tal vez real: el de usted que , paseando por una céntrica calle, se detienen ante el escaparate de una joyería y se fija en una sortija de oro con diamantes. Le gusta, y el precio que marca la etiqueta, 1500 euros está a su alcance. Entra en el estab lucimiento para examinarla más de cerca y, mientras el joyero la tiene en su mano, alabándole la calidad de las piedras y la excelencia del trabajo artesanal, le asalta una duda razonable. La etiqueta marca 1500 euros y, puesto que el vendedor le inspira confianza ése debe ser su precio justo pero, si usted paga todo su valor. ¿que gana el joyero?. Es un profesional, que mantiene un comercio abierto al público, soportando lógicamente unos gastos y pagando unos impuestos (aparte de emplear su tiempo). Usted le concede, mentalmente, un margen comercial de un 25%, es decir 375 euros piensa que el valor intrínseco de la sortija es, restando el beneficio del joyero, de 1125 euros (las cuentas reales no son así pero sigamos con nuestra historia). Es consciente , en ese momento, de que la sortija tiene precios: uno para el joyero y otro para usted. En otras palabras, sospecha que coste y valor no siempre son sinónimos y que, a veces, las cosas cuestan más de lo que valen.

Después de comprar la sortija siente el deseo irreprimible de mostrarla sin demora, con desbordante satisfacción, a su familia y amistades, no pudiendo evitar traslucir un orgullo muy humano. Y casi siempre, tarde o temprano, alguien le aguará la fiesta sembrando la duda en su mente. El entendido de turno, él o ella, encontrará manchas, carbones, defectos de talla en las piedras, cuando no escaso tamaño o falta de vida y, por supuesto, poca robustez en la montura que, para ese precio, bien podría contener un poco más de oro. Usted sabe de petulantes y envidiosos pero, por tranquilizar su espíritu, decide consultar a otro joyero, La opinión de este nuevo profesional sirve solo para aumentar su confusión, ya que tasa la sortija en 1050 euros, un 30% menos de lo que pagó por ella. Ahora dispone de un tercer precio , el del competidor.

Semanas más tarde se encuentra con un problema económico que requiere solución inmediata, y acude a un compraventa en busca de liquidez. Este ofrece 600 euros, poco más del 40%. Cuarto precio. Con el corazón frío y la cabeza caliente tropieza con alguien que le sugiere que , siendo la necesidad transitoria, lo mejor es empeñar la sortija y recuperarla una vez pasada la mala racha. El valor del empeño resulta ser 375 euros, el 25%. Quinto precio, que acepta como mal menor. El tiempo pasa y sus problemas continuan, por lo que no puede recuperar la alhaja y ésta sale finalmente a subasta pública en 630 euros, precio llamado de salida, sexto precio. Va a presenciarla y comprueba, con asombro que se llevan su querida sortija con una puja de 1290 euros. Séptimo precio.

Este caso imaginario nos ha servido, tomando como hipótesis de trabajo, para vislumbrar la complejidad de algo que en principio parece sencillo: poner precio a un objeto real definido que, sin embargo, aparenta tener el valor fluctuante de un ente inmaterial. Pero no hay, no debe haber lugar para el desánimo ni motivo de pensar que se trate de una tarea imposible. Es solo unproblema, aveces difícil, cuya resolución depende de una formación profesional adecuada. El experto tasador sopesa la calidad y cantidad de los materiales empleados en una joya pero, además, tiene en cuenta otros factores, como pueden ser el trabajo artesanal, el estilo, su valor histórico, el estado de conservación y, por supuesto las circunstancias específicas que motivan una tasación particular y que, en definitiva, conducen al valor final de la tasación.

Valor intrínseco, valor de reposición, valor de seguro, valor de empeño, de compra o de venta (según cual sea el escalón del mercado), son valores pecuniarios distintos que se atribuyen a una misma cosa en razón de los factores concurrentes. El experto tasador no se limita a poner un precio, primero analiza los materiales y las circunstancias y luego emite un informe razonado como soporte de la tasación, justa y justificada, según su buen saber y entender.

Se comprende que el experto tasador debe tener uso conocimientos profundos y diversos, que abarquen las diferentes materias: estudio de los materiales y de los procesos de fabricación, instrumental de análisis, historia de arte, comercio y leyes afines. Me parece interesante que se promueva la formación profesional de expertos tasadores, porque la joyería es un arte noble y joyeros merecen el respecto y la confianza de que han disfrutado tradicionalmente.